viernes, 14 de mayo de 2010

TO BE OR NOT TO BE STUPID, that is the question


Todos conocemos la famosa campaña de Diesel: BE STUPID, conceptualmente debo decir que me parece asombroso como el poder del marketing ha logrado cambiar la carga negativa de la palabra "estúpido" y nos ha dado una nueva interpretación de la misma. Ahora ser estúpido es ser joven, arriegado, es ser diferente... vamos, que es la leche. Diesel ha vaciado de contenido la definición real de la palabra estúpido, (que no es otra cosa que ser un individuo carente de inteligencia) y lo ha llenado con las definiciones aspiracionales que ha querido. Para mi un trabajo creativo sublime.

Pero ¿qué pasa cuando el concepto baja a la calle?, ¿qué pasa cuando tienes que hacer que la gente sea estúpida y no sólo invitarla a serlo (de modo pasivo) desde un anuncio de prensa o desde un spot? pues que la gente actúa modo irracional, se mezclan las definiciones de "estúpido" y no terminas de ver con claridad si Diesel nos hace ver como "guays" o simplemente como una masa estúpida y borreguil movida sólo por sus instintos, en otras palabras: "carentes de inteligencia".

Pero la verdad es que cómo acción de guerrilla es completísima, ya que posee todos los elementos que una pieza como esta debe tener: no pasa desapercibida, despierta la curiosidad, invita a explorar y genera publicity, ¿qué más se puede pedir? Además,esta acción deja claro una cosa, el poder del marketing es total, pues hacer que un chico pose sonriente a la cámara, mientras se convierte en el embajador de la estupidez, es algo impresionante.



vía: http://publiatipica.blogspot.com

2 comentarios:

jdi dijo...

Desde luego DT, el poder del marketing... y de un montón de pasta.

Utilizar el concepto "estúpido" como mensaje transgresor y diferenciador me parece todo menos original. Es claramente un reclamo al inconformismo, la diferenciación y la originalidad, pero creo que es un recurso que empieza a estar un poco pasado de moda. Convertir conceptos negativos en diferenciadores está un poquito visto. Lo de "malo pero guay" ya nos lo conocemos todos y sobre todo ya no atrae a un público que devora información cada segundo. Hay que romperse el puto seso y sorprender, crear, inventar...
Es la típica trampa en la que caen muchos. La vulgaridad.

Humíldemente bajo mi punto de vista, Diesel debería gastarse la pasta en posicionar su marca y afianzarla como tal desde una comunicación más segura, más sobria y más diferenciadora.

"Ser o no ser estúpido" no es la cuestión. La cuestión es "que coño tiene que ver la estupidez con una firma de ropa"

lucía dijo...

La campaña de diesel es buena no, lo siguiente. El comercial que haya inventado y diseñado ésta es un genio.

Utilizar el concepto ''estúpido'' y darle un sentido como el que le han dado es algo original y transgresor que nadie había hecho hasta ahora. No es vulgar para nada, eso sí.. si buscas una comunicación ''más sobria y más segura'' va en contra de esta campaña.

Y lo de ''qué coño tiene que ver la estupidez con una firma de ropa'' es una frase con poco sentido la verdad, creo que no has comprendido el objetivo de esta campaña. Diesel busca dar una imagen joven, libre, LOCA ( que es a lo que asocian como ''estúpido''). Defiende el guiarse por los instintos y el corazón , es decir lo irracional en vez de lo racional, la lógica y lo que ''se debería hacer''.

En mi humilde opinión, campañas como estas hacen que el mundo de la publicidad me parezca un medio increíble.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...