sábado, 15 de enero de 2011

¿Qué se esconde detrás del nombre: Leo Burnett?

Para muchos, Leo Burnett es el nombre de la quinta agencia más grande del mundo. Para otros, es sinónimo de creatividad de alto nivel. Pero lo que no todos conocen es la gran cantidad de símbolos e historias que esta agencia, vanguardista en el mundo de la publicidad, tiene detrás. Veamos algunos de ellos:

1.- Mister Burnett: La gran mayoría de las agencias del siglo XX tenían el nombre del dueño. Leo Noble Burnett era el nombre de un hombre sencillo, campechano y con una apariencia similar a la de un director de un banco de provincia, 100% tradicional y aburrida.

Lo que hacía especial a este hombre era su capacidad de confiar en la creatividad.  Lo que lo llevó a crear un imperio mundial que se enfrentó al poder de Nueva York y a los dioses publicitarios de los 50´s y 60´s en Madison Avenue. A los que Burnett demostró que la creatividad y el equipo humano son el corazón de cualquier gran agencia y no la ambición desmedida. Cómo el mismo Burnett decía: "si se tienen ideas y un gran equipo, el dinero vendrá por añadidura"

Y así fue, Leo Burnett se convirtió con el pasar de las décadas en un gigante global de la publicidad. A pesar de haber tenido comienzos duros, logró, sin despedir a ningún empleado, apechugar hasta convertir a su agencia en una institución que sería sinónimo de "respeto por las ideas".

Ahora bien,  esto es la historia pero creo que para conocer mejor a Burnett es mejor verlo. Aquí os dejo con uno de sus más célebres discursos, donde al verse desplazado por su propia agencia, decidió dar un magistral speech de despedida en el que mezcló emoción y tradición para hablar del futuro de su agencia. Este vídeo revela el lado más humano y recordado de Burnett y nos permite descubrir al hombre detrás del nombre.



2.- Las manzanas en la recepción: Las manzanas son para Leo Burnett algo más que un alimento sano entre idea e idea, es mucho más. En cualquier país del mundo donde tengáis la oportunidad de entrar en una de sus oficinas, os encontraréis con un cuenco lleno de manzanas. ¿por qué?

Cuenta la historia que Leo, justo cuando los Estados Unidos pasaban por la más dura de sus crisis económicas, fiel a sus ideas, decidió abrir las puertas de su agencia de publicidad el 5 de agosto de 1935.

Parientes y conocidos le decían que terminaría vendiendo manzanas en las esquinas de las calles como los demás desempleados de la época. Esto llamó la atención a Burnett y afirmó que no vendería manzanas, al contrario, las regalaría. Sin lugar a dudas una inteligente manera de abofetear a sus más virulentos críticos.

3.- El lápiz negro: El famoso lápiz Alpha 245, es uno de los símbolos más representativos de la agencia y su historia representa el deseo de Burnett de no olvidar nunca sus raíces.

Cuenta la historia que su padre, Noble Burnett, tenía una tienda de confecciones y Leo creció observándolo mientras hacía anuncios en la mesa de comedor con un lápiz negro, papel de embalar y un patrón. Desde ese momento el lápiz negro lo acompañó toda su vida, recordándole constantemente el valor de las ideas más simples, que nacen, por supuesto de un simple lápiz y un papel.

4.- Las estrellas de Leo Burnett: La idea del curioso logotipo de la agencia se le ocurrió a Jack O´Kieffe poco después de la fundación de Leo Burnett en Chicago, y fue inspirada por una frase de Eneida de Virgilio: "Así el hombre escala las estrellas". Unos años más tarde, Leo le preguntó al director de textos de la agencia John Crawford qué pensaba que significaba el logo. Crawford dijo: "Bueno leo, cuando se intenta alcanzar las estrellas tal vez no se logre coger ni una, pero tampoco se acabará con un puñado de lodo en la mano". A Burnett desde luego le encantó y desde entonces acompaña a la agencia ese hombre intentando atrapar no sólo estrellas, sino sueños.

Cómo véis detrás de esta mítica agencia se esconden muchas cosas que grandes campañas de publicidad. La tradición es una pieza clave en un nombre que desde hace más de 70 años ha llevado la publicidad un paso adelante. Si Leo estuviera vivo seguro estaría orgulloso de ver el buen estado de salud que tiene su leyenda.

Vía: Libro: Ad Land. A Global History of Advertisment

3 comentarios:

Joana dijo...

Hola,

No entiendo cómo este artículo no tiene un millón de comentarios.

Muchas gracias por compartir la historia de Leo Burnett y sobre todo por el discurso.

Cuando terminé la carrera de publicidad sabía que no había sido un amor a primera vista sino uno de esos en los que has de poner de tu parte para un día, sentir que todo tiene un sentido. El hecho de que estuviera allí y no estudiando Magisterio o Psicología e incluso Periodismo.

Ojalá todas las agencias de publicidad tuvieran en pleno 2013 ese espíritu que tan sencillamente describe este hombre.

Qué obsesión por la ambición y qué falta de trabajo en equipo (en general, en todas las profesiones)

Saludos y un cesto de manzanas

Alejandro Di Trolio dijo...

Joana me alegro mucho que te guste el post. En realidad es uno de los más leídos del blog y lo entiendo ya que la figura de Leo es muy grande.

Comparto tu misma inquietud, si hubiera más creativos soñando con cambiar el mundo y no con ganar premios las cosas serían diferentes.

Pero una buena noticia es que el cesto de manzanas somos tú y todos los que pensamos como tú.

Un abrazo

María Muñoz @StaPoulain dijo...

Qué sencillo y a la vez qué auténtico. Como todo lo bueno, como todo lo grande.
El vídeo es magistral, gracias por descubrírmelo :)

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...